Algodón

¿Cómo se fabrica el algodón?

Es una fibra textil natural obtenida de los pelos que recubren las semillas de la planta homónima. Después del lino y la lana, el algodón es la fibra textil más antigua.
Los algodones se clasifican según el título, mientras que la longitud de la fibra determina su calidad: cuanto más largo es, más brillante, resistente y preciado es el algodón. La longitud de la fibra, es decir, el corte, puede medir desde menos de 20 hasta más de 40 milímetros.

Suave y envolvente en épocas de frío, fresco y ligero en la piel cuando suben las temperaturas: el algodón nunca defrauda y consigue ser exactamente lo que necesitas en cualquier época del año. El algodón es, de hecho, una fibra ligera y resistente al mismo tiempo.

El algodón es el tejido más popular del mundo, económico, muy versátil, absorbe perfectamente cualquier tipo de color. El mantenimiento del algodón no requiere una atención especial: se lava a altas temperaturas (no se recomiendan temperaturas superiores a 60 ° tanto por la longevidad de los colores como por la del tejido en sí); se plancha a las temperaturas más altas.
Existen algodones de distintas calidades según el origen. El más preciado es el Sea Island, de fibra larga y sedosa, que se utiliza para los procesos más refinados. El algodón egipcio también llamado Jumel o Moho se caracteriza por tonalidades de color que van del amarillo al marrón. Los algodones peruanos (Pima), tan preciosos como los egipcios, tienen la apariencia de lana y, por lo tanto, se utilizan a menudo en mezclas con esta fibra. El algodón americano llamado Upland es de fibra corta y toma su nombre de su origen: Texas, Mississippi, Georgia, Orleans. Los algodones indios tienen fibras aún más cortas que el algodón americano y son de peor calidad. Su nombre deriva del árabe Katun (parte de las tierras conquistadas).